Alianzas que dan fruto: Escuela de Trabajo Social y Fundación Cristo Joven

La Escuela de Trabajo Social en una alianza de 15 años con la Fundación Educacional Cristo Joven ha desarrollado por segundo año consecutivo un trabajo en terreno en el marco de A+S, experiencia realizada a través del “Taller de Herramientas para el levantamiento y registro de información social” con estudiantes de segundo año, quienes se congregaron este lunes en la UCSH para exponer sus experiencias y evaluar las acciones desarrolladas dentro del proyecto.

La iniciativa A+S de este primer semestre, constituyó un trabajo en el que seis grupos de estudiantes lograron generar herramientas necesarias para el levantamiento de información en Trabajo Social en jardines infantiles (3 establecimientos ubicados en Peñalolén y 3 en La Cisterna) a cargo de la Fundación Cristo Joven, que incluyó la entrega de informes sociales directamente al socio comunitario beneficiado.

Por su parte, los profesores Samuel Erices, Claudia López, Carlos Pizarro, Paulina Saldias, Margarita Navarro y Ana González, junto a la coordinación académica de la Escuela, abordaron contenidos que vinculan al estudiante con la realidad y los contextos sociales emergentes.

Justo Valdés Manzanares, Director de la Fundación Cristo Joven, en su intervención, resaltó los más de quince años de relación colaborativa entre la institución que representa y la Escuela de Trabajo Social UCSH, “lo que se ha significado actividades extensas y que han aportado a una intervención integral en un mega esfuerzo, porque hay mucha gente que se involucra en este proceso para aportar, sobre todo en un momento donde la educación parvularia, en particular, está sufriendo muchos cambios”.

Como parte del proyecto, las estudiantes deben ejercitar a partir de situaciones concretas, en el diseño y aplicación de instrumentos. Entre las técnicas que se trabajan, están la observación y la entrevista como herramientas básicas de diagnóstico e intervención propias del trabajo social, incorporando a su vez, la visita domiciliara y el informe social. Así como también, la entrega de un informe diagnóstico no sólo de redes comunitarias relacionadas con infancia, sino que también, informes sociales de aquellos niños que requieren de diagnóstico social para detectar posibles vulneraciones de derechos detectados por las educadoras de párvulo de la Fundación.

Carlos Pizarro, docente de Trabajo Social, quien recién se integra a la Escuela, destacó que “este taller permite que los nuevos nos impregnemos en una metodología más palpable y sacar la Universidad a cumplir el rol de construir con la gente y para la gente”.

Por su parte, Catalina Cornejo, estudiante de TS, relató su experiencia, la que estuvo enfocado en una primera instancia en buscar métodos de integración con las familias de los niñas y niños pertenecientes a los jardines infantiles, que en su mayoría eran migrantes haitianos que no hablaban español, “eso nos llevó a replantearnos el trabajo, buscar una manera de adaptarnos y tuvimos que aprender hablar incluso créole, así como también, traducir las entrevistas a tres idiomas (créole, francés coloquial y español), incluso usamos dibujos para integrar estas familias al proceso”.

Tras oír las experiencias que surgen de esta iniciativa, la jornada incluyó una evaluación FODA sobre el proyecto con todos los actores involucrados en el proyecto, a lo que se sumó la exposición de la importancia de la Cartografía social y los informes sociales como  un servicio que presta la UCSH, por medio del trabajo de los estudiantes y docentes de la Escuela de Trabajo Social.

Finalmente, es necesario señalar que este trabajo cuenta con el apoyo de A+S, por medio del su Coordinador Sebastián Vidal.