Concluye ciclo de Talleres del Programa en Salud Mental de Adultos Mayores

A diferencia de otras iniciativas, los contenidos de cada jornada se realizan en construcción conjunta y según las necesidades de las participantes.

El Camino de las emociones hacia una vejez feliz, Cultivando emociones constructivas y Potenciando factores protectores psicológicos para un buen envejecer, son algunos de los temas que se han tratado en los Talleres de Salud Mental para Adultos Mayores, instancia impulsada por el Centro de Estudios y Atención a la comunidad (CEAC) de nuestra Universidad.

En esta línea, CEAC, a través de su programa Salud Mental en Adultos Mayores desarrolla anualmente estas jornadas con el objetivo de que los adultos mayores aprendan a potenciar estados emocionales positivos, reconocer y aplicar estrategias de regulación emocional que contribuyen al bienestar; y la ampliación de perspectivas para una vida más satisfactoria.

Este año sin ir más lejos, se han desarrollado tres talleres en dependencias de la nuestra casa de estudios, con un promedio de 15 asistentes a cada uno, todas mujeres mayores de 60 años.

“Quiero agradecer a la Universidad la posibilidad de estar acá, porque no en todas partes se hace y estas actividades hacen que sintamos la Universidad como nuestra. El material que nos entregan en los talleres es un alimento para yo entregar estos conocimientos no sólo a la gente del club que formé, sino que también a mis pares”, se indica María Teresa Chandía, quien participa desde el 2013 en los talleres y que además, es la fundadora de un club de adulto mayor, que de siete integrantes, hoy lleva 25 personas.

En sus palabras de cierre, además de agradecer a las asistentes y equipo gestor de los talleres, a cargo de Ximena Solar, un alumno pasante y dos practicantes de la Escuela de Psicología UCSH, María Cecilia Besser, Directora del CEAC, mencionó que “este espacio es de aprendizaje mutuo y enriquecedor. Salimos del típico club de jugar al dominó. Me enorgullece ver como todas quienes vienen toman sus propias decisiones y se empoderan de su vidas, mostrando una faceta distintas de lo que se conoce como tercera edad”.